Contratos y Licitaciones

Pricipales problemas derivados de la ausencia de un contrato apropiado

  • Situaciones en las que los objetivos del cliente no van a favor de los intereses del contratista, generando situaciones de conflicto permamente.
  • Falta de confianza entre las partes, con procesos opacos y ambiguos, dónde se crea un clima de 'unos contra otros', dificultando la cooperación.
  • Pérdidas en procesos de reclamación o compensación, tanto administrativos como jurídicos.
  • Situaciones en las que el cliente termina dependiendo 100% del contratista para asegurar el servicio de la infraestructura.
  • Situaciones en los que los recursos del contratista se encuentran excesivamente 'exprimidos', haciendo inviable el cumplimiento del contrato en los términos establecidos. Esto puede generar el abandono prematuro del contrato (con las pérdidas asociadas), disminución de calidad del servicio, etc.
  • O por el contrario, situaciones en las que las condiciones del contrato son excesivamente favorables al contratista, pudiendo generar un abuso sobre los usuarios (sobreprecio del servicio), un beneficio desproporcionado sin que repercuta en el organismo para el que se gestiona la infraestructura, etc.
  • Procesos y tecnología obsoletos, motivado por el escaso incentivo a la innovación o los pocos recursos destinados a ello.
  • Descontento en los ususarios motivado por alguna de las situaciones anteriores.
Beneficios potenciales


​​
  • Trabajo colaborativo, en el que cualquier mejora en el servicio repercuta positivamente tanto en el contratista como en el cliente.
  • Confianza reforzada entre las partes, procesos transparentes y claros.
  • Generación de un entorno de mejora continua, donde se fomenta la innovación.
  • Reducción de pérdidas en procesos de reclamación o compensación.
  • Transparencia de cara a los usuaros, para justificar cómo y qué recursos se destinan a proporcionar el servicio.
  • Mejor calidad en el servicio.
¿Cómo afrontamos este proceso?

Nuestra meta será la de establecer unas condiciones contractuales tales que tanto el cliente como el contratista se beneficien cuando el nivel de servicio proporcionado asus usuarios por la infraestructura es el óptimo e incluso se vea mojrado.

Esto se conseguirá gracias a la disposición de objetivos claros, alineados con los objetivos del cliente, y que a su vez incentiven al contratista tanto a proporcionar el nivel der servicio esperado como a generar innovación mientras explota la infraestructura.

Se establecerán indicadores (llamodos comúnmente como KPIs) que definan la calidad del servicio, la demanda actual y futura, los niveles de gasto, los niveles de satisfación de los usuarios, etc. ​de manera que se pueda medir el rendimiento del contratista uando sea requerido. Estos indicadores pordrán integrarse dentro de un marco de seguimiento transparente, mediante cuadros de mando que monitoricen el rendimiento del contratista  y sean visibles tanto por el cliente como el contratista.

De esta manera, las virtudes y defectos de las partes quedarán visibles, y por tanto, se podrá fomentar un ambiente colaborativo de mejora continua en la que tanto el cliente como el contratista se vean incentivados para trabajar conjuntamente con el fin cumplir unos objetivos comunes.
Contacta con Nosotros